Buscar
 
 
A A A

El reto de ingresar al bachillerato

Cientos de miles de jóvenes del tercer año de secundaria y egresados de ese nivel en años anteriores conocieron la convocatoria del concurso de ingreso a la educación media superior de la Ciudad de México y su zona metropolitana, publicada en diferentes diarios el domingo pasado.

Para el aspirante, el concurso de ingreso a alguna opción educativa de las nueve instituciones públicas que participan, no entraña un proceso complejo: a) cubrir una serie de requisitos para participar, como cursar el tercer año de secundaria o tener el certificado de ese nivel de estudios y registrarse; b) seleccionar hasta 20 opciones educativas de las que ofrecen el Colegio de Bachilleres, Conalep, Dirección General del Bachillerato, Dirección General de Educación Tecnológica Agropecuaria, Dirección General de Educación Tecnológica Industrial, IPN, Gobierno del Estado de México, UAEM y UNAM; c) presentar el examen, diseñado por el Ceneval y por la UNAM.

El reto no radica en el proceso mismo, sino en las decisiones que debe tomar el aspirante; decisiones, algunas, basadas en cuestiones personales, como el promedio de secundaria que tiene o tendrá al concluir ese ciclo de estudios; las posibilidades reales de obtener un puntaje alto en el examen; sus intereses y habilidades, metas, razones para estudiar la educación media superior. Otros aspectos están fuera de su alcance, como las opciones que ofrecen las instituciones, las que solicitarán los otros aspirantes, y deben abordarse a partir de información confiable, única manera de no equivocarse.

El promedio de secundaria es muy importante si el joven desea estudiar en la UNAM o el IPN, que solicitan un promedio mínimo de 7.0; además, algunas de las opciones educativas de estas instituciones son las más solicitadas en función del número de espacios educativos que ofrecen. En la Escuela Preparatoria núm. 2 de la UNAM, por ejemplo, en 2006 hubo un lugar por cada 12 aspirantes que la solicitaron; en el CECyT núm. 3 de IPN, rama de Ingeniería y Ciencias Físico-Matemáticas fueron 4.8 los solicitantes por aspirante admitido. Si el aspirante duda que pueda alcanzar este promedio, es recomendable que considere otras opciones educativas.

La distancia entre el hogar y el centro educativo es otro aspecto que debe tenerse en cuenta; cruzar la ciudad en horas pico para asistir a la escuela puede significar la pérdida de una, dos o más horas. La mejor escuela es la que está cerca de casa, opinan algunos, y en el caso del Concurso de ingreso ésta parece ser regla: las escuelas anexas a las normales de Cuautitlán Izcalli, Ecatepec y Nezahualcóyotl también son muy demandadas (5.5, 5.3 y 4.6 aspirantes por lugar, respectivamente).

Para conocer con detalle la gama de opciones educativas que ofrecen las instituciones agrupadas en la Comipems, se debe revisar el instructivo que se entrega a cada aspirante; conviene consultar también las páginas de internet de cada una de ellas, enterarse de los planes de estudios y visitar los planteles. Se trata de una decisión que afectará los siguientes tres años del joven y quizá marqué su futuro; entre más informado estén él y sus padres, más fácil será ordenar las preferencias y ponderar expectativas, deseos y posibilidades.

Las opciones educativas satisfacen prácticamente cualquier expectativa, ya sea de formación propedéutica, de carácter terminal o bivalente. Lo importante es que el aspirante sepa qué desea y qué debe hacer para conseguirlo, para lo cual debe disponer de información, autoevaluarse y tratar de tomar la mejor decisión.

La tabla muestra las opciones educativas más demandadas en el Concurso de Ingreso celebrado en 2006.

 

...


 
 

Av. Camino al Desierto de los Leones (Altavista) 19, Col. San Ángel, Deleg. Álvaro Obregón,
C.P. 01000, México, D.F. Tel. 01(55) 3000-8700, LADA sin costo 01 800 624 2510

Aviso de privacidad |Términos de uso |Políticas de privacidad
2014 CENEVAL© Todos los derechos reservados 3.0